jueves, 20 de abril de 2017

Rentabilizar el estudio Parte 1: ¿Dónde fallo?


"Cerebro" y "Corazón" vienen a amenizar una entrada sobre eso que todos tenemos en común y que tan poco nos gusta recordar: las horas que pasamos con el culo pegado a la silla xD.

No, ahora en serio. Ya iba siendo hora de renovar y completar la sección "¿Cómo estudio yo?" (efectivamente, querid@s Watsons, acabo de cambiarle el nombre. Así, porque me apetecía).

A lo largo de estos cinco años (cinco años, se dice pronto) una servidora ha ido probando técnicas y estrategias nuevas, más o menos inteligentes y con mejor o peor resultado. 
Este post es el resultado de todas esas idas y venidas :)

¿Empezamos?

Invierto demasiado tiempo en estudiar cada tema ¿qué puedo hacer?

Uno de los puntos en los que yo más energía necesito invertir es el TIEMPO. 
Yo soy esa que se queda hasta el final en los exámenes, esa que si se descuida un poco y se pone a buscar dudas pierde una hora... 
A mí me sale natural hacerlo todo lento. Me concentro mucho en lo que estoy haciendo, se me olvida el mundo y ya la hemos liado.
Porque el mundo existe, los otros tropecientos temas por estudiar están ahí, la vida social te espera ahí fuera, las zapatillas de deporte te gritan desde el armario "Eh, ¡que estamos aquí!".
¿Conclusión? He tenido que aprender a 
1. Repartir el tiempo.
2. Hacerlo todo más rápido.

¿Y eso cómo se hace?
Pues en términos de estudio, esta es mi receta:
- Lo primero de todo, ponerme límites. Eso de "puedo estar hasta las doce de la noche así que tranquilidad" a mí no me funciona. Hago lo mismo que haría con dos o tres horas menos porque como voy tranquila y paso a paso tardo muchísimo cuando estoy siendo productiva y además me despisto y me cuesta mucho más ponerme a ello. Así que me autoimpongo una hora límite si no es día de salir (con cualquier excusa; salir a hacer deporte, ver una serie...) o quedo con amigos. Lo importante es espabilar y aprovechar el tiempo que estás en la silla.
- Lo segundo, observar en qué invierto el tiempo. ¿Es realmente relevante o puedo prescindir de ello? Me gusta subrayar durante la primera vuelta a los apuntes porque me ayuda a ordenar la información, a resaltar lo importante, a no aburrirme... Pero si voy justa de tiempo no lo hago y simplemente presto más atención a lo que estoy leyendo porque sé que no tengo los colores detrás para apoyarme. ¿Me quedan unos apuntes más feos? Pues sí, pero qué se le va a hacer. De momento no tengo pensado presentarlos a ningún concurso, así que tampoco es mucha la pérdida.


Me sé muy bien toda la teoría, pero luego no hago los exámenes tan bien para todo lo que he estudiado. 

Esto me ha ocurrido a mí durante mucho tiempo. En el cole, mi máxima para ir tranquila a todos los exámenes era que si me lo había estudiado bien (lo que era lo habitual)  tenía que ser capaz de resolver cualquier pregunta.
Y me fue bien, la verdad. 
Pero claro, luego llegas a la universidad y el bofetón no te lo quita nadie. 
Exámenes con preguntas test que van al absoluto detallito prácticamente imposible de memorizar, exámenes orales, preguntas con imágenes, casos clínicos... 
No se responde a todo eso solo leyendo y memorizando los apuntes. Al menos yo no lo hago.
¿Solución? Practicar resolviendo preguntas parecidas a las que te van a poner en el examen. Por ejemplo, haciendo exámenes de años anteriores. Si estás en los años clínicos (cuarto, quinto y sexto),tienes exámenes tipo test y no puedes conseguir exámenes de otros años, hacer preguntas MIR también puede ser una opción (al menos en mi universidad las preguntas se dan un aire). Prometo publicar una entrada (el cuándo ya no está tan claro xD) explicando eso de las preguntas MIR un poco más.


Leo la teoría una y otra vez, pero no consigo memorizarla.

Aquí cada uno tiene su propio truco del almendruco. Por ejemplo, a mí me gusta (si tengo tiempo) escribir en hojas en sucio eso que sé que es muy importante (tengo que memorizarlo sí o sí) Y eso que quizá no está remarcado como tan importante pero que sospecho que pueden preguntarlo y si no lo escribo no me lo voy a aprender nunca (como los marcadores inmunohistoquímicos de Hematología, por ejemplo). Lo anoto y por encima lo subrayo, dibujo flechas, lo redondeo cincuenta veces mientras lo repito en mi cabeza.. Y me lo leo el día antes del examen.
¿Si no tengo tiempo (remitámonos al primer punto)? Pues lo repito varias veces en mi cabeza con insistencia y cruzo los dedos. 

Nunca paso del aprobado en los tests con puntos negativos.

Este punto es controvertido y difícil de resolver. 
Hay personas más tendentes a arriesgar, otras muy seguras, los hay más miedosos... 
Yo nunca me he quedado completamente en blanco en un examen ni me he quedado en casa dejando correr convocatoria por pensar que no lo llevara bien, pero sí soy el tipo de persona que no marca una pregunta si no está completamente segura de que se sabe la respuesta. Y eso me ha traído muchos aprobados justos y tener que repetir un par de exámenes con sus buenos tochos detrás, porque marco el número justo de preguntas para aprobar y si fallo más de lo previsto ¡boom! Al hoyo.
¿Qué estoy haciendo últimamente? Lo primero: hago más exámenes de años anteriores, con lo que voy mejor preparada y las preguntas me sorprenden menos. Marco también algunas preguntas que no estoy cien por cien segura pero casi (por ejemplo si sé que las otras opciones no pueden ser, jugando al descarte). Y de momento me ha ido bien. Al final con una pregunta de más que hayas acertado puedes hacer mal cuatro preguntas (si resta 0'25) o tres (si resta 0'33) y quedarte con el mismo cómputo total. 

Con esto no quiero decir que tengáis que arriesgaros más, para nada. Cada uno está más cómodo con un método u otro. 
Solo os cuento mi experiencia por si a alguien pudiera resultarle útil :)



¡Y esto ha sido todo, amigos!


¿Con qué problemas os habéis encontrado vosotros a lo largo de vuestra aventura estudiantil? ¿Cómo los habéis resuelto?

Contadme 😁

2 comentarios:

  1. Yo la verdad es que en vez de pararme a cualquier chorrada soy más de "si no me entero, paso"; en el sentido de que hay muchas frases que yo creo que ni siquiera los profesores saben lo que han puesto ahí jajaja. También me ha jugado malas pasadas de perderme en un tema porque había decidido dejar a un lado la parte que no comprendía (porque luego no me daba tiempo a volver atrás), pero bueno, no me ha ido mal tampoco xD.
    Muchas gracias por compartir tu forma de estudiar, siempre se aprende! :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, acabo de caer por casualidad por tu blog y lo que te voy a preguntar no tiene mucho que ver con esta entrada (a pesar de que me ha servido de mucho, todo hay que decirlo jaja). Soy una chica que está en 2° de bachillerato, y llevo desde hace más de 2 años informándome sobre medicina porque tenía muy muy claro que quería estudiar y dedicarme a esto. Pero ahora, a menos de 2 meses para los exámenes de PAU, tengo mil dudas sobre si voy a poder con todo; porque más allá de la dificultad de las notas, el temario etc me da miedo no poder enfrentarme a algunas situaciones que viven día a día los médicos y, por esta razón, no ser capaz de llegar a terminar (me gustaría ser psiquiatra, pero ese es otro tema diferente jaja)
    Después de todo este rollo, ahí va mi pregunta: ¿sientes constantemente la presión de tener la vida de alguien en tus manos, o es una presión que, a pesar de existir, te permite mantener la mente clara?
    Siento el testamento, ¡muchas gracias por adelantado!

    ResponderEliminar

¡Hola! Agradezco mucho tus comentarios pero, por favor no escribas nada ofensivo ni hagas publicidad de ningún producto. ¡Gracias! Te contestaré tan rápido como pueda :)

Y si quieres, escríbeme a
diarioestudiantemedicina@gmail.com :)