viernes, 12 de mayo de 2017

Rotación por Ginecología y Obstetricia (Quinto)

Me flipa la Obstetricia (a grandes rasgos es la parte de la especialidad que se encarga del cuidado del embarazo). Me maravilla cómo el cuerpo de una mujer cambia para albergar una vida (¡una vida!) en su interior. 
Me fascina el proceso fisiológico, la patología obstétrica, los partos... (ya hablaremos de eso en otra ocasión 😉) 

También me gusta la Ginecología (a grandes rasgos es la parte de la especialidad que se encarga del cuidado del aparato reproductor de la mujer en todas sus vertientes) aunque reconozco que algo menos que la Obstetricia; de hecho me gusta el aparato reproductor femenino en sí. 


Así que, como supongo ya habréis deducido, he disfrutado como una enana con zapatos nuevos en esta rotación :)

Esta es una especialidad muy amplia (si queréis que os cuente más de ella me lo podéis dejar en los comentarios) y yo no he podido pasar por todos los servicios, pero aun así me he quedado contenta y, sobre todo, con ganas de más.

Voy a dividir esta entrada en las dos ramas principales de la especialidad; por un lado la Gine y por otro la Obstetricia.

De Gine he visto muy muy poco, solo una intervención quirúrgica oncológica. Pero ha sido de las pocas cirugías en las que he comprendido en casi todo momento qué estaban haciendo y cuáles eran las estructuras anatómicas, así que me encantó (esto no tiene más misterio que el de que cuando te gusta algo lo aprendes mucho mejor, y así como no recuerdo casi nada de la anatomía de otras partes del cuerpo del aparato reproductor tengo algo de más idea).
También estuve en una guardia (no veinticuatro horas, que nadie se me escandalice; solo una mañana) y atendimos también varias consultas ginecológicas.

La mayor parte de mi rotación, en cambio, la pasé en Obstetricia: he estado en ecografías de segundo y tercer trimestre, la planta de puérperas (puérperas son las mujeres que acaban de parir) y en partos. Me hubiera gustado rotar también por la planta de embarazo patológico, pero no pudo ser.
Esto es un pie. ¡Un pie! Fuente

A muchos compañeros las ecos les parecieron aburridas; es cierto que es rutinario, sistemático y que si no las haces tú y solo miras puede hacerse un poco pesado, pero yo no me aburrí en ningún momento. 
Es que veréis, las ecografías y yo tenemos una relación de amor odio. Cuando no las entiendo (o sea, siempre hasta estudiar Radiodiagnóstico y casi siempre ahora porque sigo sin tener práctica) me pongo mala, pero si me las explican todo cobra sentido y es una p-a-s-a-d-a. 
Los fetos se mueven, les late el corazón, les cuentan los deditos de las manos y de los pies, se comprueba la longitud del fémur, cuánto diámetro tiene su cabecita...  
No, definitivamente no me aburrí ;)


La planta de puérperas es muy distinta a cualquier otra planta en la que haya estado, porque como parir es un proceso fisiológico que suele ir bien la intervención de los médicos es poca. Vigilar que todo vaya bien, comprobar las analíticas y las heridas, prescribir hierro y/o heparina...  Hice un tacto vaginal "light" para comprobar el buen estado de una episiotomía ^^ (estoy súper orgullosa jajajaja).

Por último, los partos. Vaya con los partos. No me voy a extender mucho porque esa guardia en la que vi mis primeros tres partos se merece un "Primera experiencia médica" por todo lo alto. Ya os avisaré cuando lo publique ;P
Pero, de verdad, qué barbaridad. Qué increíble el esfuerzo de las madres, la dedicación de todo el personal, los aparatos, las siglas, la hemorragia, los instrumentos... ¿Y las cesáreas? Joder con las cesáreas. Sangrientas, brutales, urgentes... No me las imaginaba como realmente son, desde luego.


Y esto ha sido todo por hoy, amig@s :)

¿Os gusta esta especialidad? ¿Habéis rotado por ella? ¿Os llama la atención?
¡Contadme!

6 comentarios:

  1. jajaja , te escribo desde esta cuenta porque paso de cambiar... jaja
    Me encanta verte tan entusiasmada!!

    Reconozco que a mí la gine, me encantó. Y eso que en mi hospital eran súper exigentes y facilidades de aprobarla cero... Y pese a eso... fue mi única matrícula de honor de 5º... jajaja
    Me encantaba la obstetricia. Disfruté de las prácticas. Me gustaba todo lo referido a la oncología de cadda materia... ¿y?¿Por qué no fue de mis opciones? jaja Bueno... aunque en algún momento me la llegué a plantear, no terminó de formar parte de mis 5 primeras opciones porque una buena parte de la ginecología es puramente quirúrgica. Y a mí... lo puramente quirúrgico no me va nada nada nada... (Luego conocí a un chico que era resi de interna cuando yo era estudiantilla... que había empezado gine creyendo que le gustaba y lo dejó a los 6 meses al ver lo quirúrgico que era... jaja y eso definiticvamente me tocó...)
    De todo lo que cuentas, a mí lo que no me gustaron nada fueron las cesáreas. Había un momento en el que desgarraban manualmente que me parecía de lo más... Buagggg que no.. jajaja
    Pero realmente todo el tema de la obstetricia, diagnóstico prenatal, incluso reproducción (fui un par de veces a la consulta de reproducción y me encantó) me gustó muchísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Me encanta haber recuperado mi espíritu entusiasta jaja lo había perdido un poco.

      Ya, eso es lo que más miedo me da. A mí el quirófano me gusta, pero tengo mucho miedo a bloquearme porque son situaciones de mucho riesgo y mucho estrés.
      Buf son súper brutas pero me alucinan tantísimo jaja
      Mira, repro yo no he visto nada. Y, al menos al estudiarlo, fue lo que menos me gustó.

      ¡Un beso! :D

      Eliminar
  2. ¡Uf, se ve que te ha encantado! ¿Eh? Parece una rama preciosa, eso sí, como todas; cuando todo va bien, porque si se tuercen las cosas... :(
    ¡Sigue contando, que a los recién llegados nos apasiona leer primeras experiencias Iratxe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí jajaja me gusta mucho :D
      No, no, dicen que es una de las especialidades con guardias más duras que hay y con mucho contenido emocional, porque al final si algo sale mal en un parto estamos hablando de una mujer joven y un bebé.
      Jajaja ¡me alegro de que te guste! Seguiré, seguiré contando, no te preocupes ;P

      ¡Un saludo!

      Eliminar
    2. Sí, eso imaginaba. Mujer joven + bebé es una combinación terrible si algo sale mal. Pero en eso no hay que pensar, ¡por lo que te voy leyendo esta rotación te ha tocado algo dentro!

      Eliminar
    3. Sí, la verdad es que sí :)

      Eliminar

¡Hola! Agradezco mucho tus comentarios pero, por favor no escribas nada ofensivo ni hagas publicidad de ningún producto. ¡Gracias! Te contestaré tan rápido como pueda :)

Y si quieres, escríbeme a
diarioestudiantemedicina@gmail.com :)